Tendencias & Innovación

Hunting Inverso: el camino para ir al encuentro de la empresa en la que queremos trabajar

El Headhunting es el método que utilizan las empresas cuando quieren cubrir una determinada posición en la empresa con un perfil muy específico de candidato. Por tanto, estas búsquedas no se publican  en los medios habituales, sino que se encargan a un Headhunter para que “salga a buscar/cazar a esa persona” esté donde esté y aunque no esté buscando trabajo.

En los años anteriores a la explosión digital, era muy difícil  para un profesional, el tener alguna chance de entrar en la empresa de sus sueños porque no contaba con la información de cuándo podrían estar buscando alguien con sus conocimientos, competencias y expertise. Lo máximo que uno podía hacer era pedir una entrevista con los Head Hunters de su ciudad para presentarse y que lo tuvieran en cuenta en caso de que, alguno de sus clientes, le encargara la búsqueda directa de un perfil como el suyo.

Las posibilidades de que esto ocurriera son las mismas que tenemos hoy cualquiera de nosotros de ganar la lotería de navidad: uno gana, los 999.999 restantes seguimos participando año tras año.

Pero hoy ya no tenemos porqué dejar librado (sólo) a la suerte el logro de este objetivo profesional.

Redes como Linkedin nos ofrecen la posibilidad de construir nuestro Branding Personal; que nuestro perfil profesional sea público y que, si queremos además promover nuestra “visibilidad en el mundo profesional”, podamos lograr este objetivo trabajando un plan de posicionamiento en esta red, utilizando el contenido (propio y/o de terceros) para demostrar nuestra expertise y aporte de valor en determinadas industrias, segmentos específicos y áreas de conocimiento.

Pero ir al encuentro de la empresa en la querríamos trabajar requiere poner en marcha una estrategia adicional, en lugar de sentarnos a esperar que alguien nos descubra.

¿Qué es lo que tenemos que hacer para ir nosotros a “huntear a la empresa”?

El primer paso es identificar aquella/aquellas empresas en las que uno quiere trabajar y con esa short list, realizar las siguientes tareas:

  1. Investigar a la empresa en las áreas en las que tenemos competencias
  2. Detectar alguna debilidad que, como profesionales expertos, vemos desde fuera
  3. Diseñar y elaborar una Propuesta de Valor Agregado para esa Organización (qué identificamos; que problemas o pérdida de rentabilidad creemos que le está ocasionando esa debilidad que detectamos y cómo creemos que se podría solucionar, por ejemplo).
  4. Enviar la Propuesta y nuestro Resumé (no el CV) solicitando una entrevista. La propuesta que, insisto, tiene que estar basada en una investigación seria, bien fundamentada y con una solución posible, viable, creativa e innovadora, será enviada al Gerente del Área, con copia al Gerente General y el CEO.

El objetivo de esta acción no es lograr, en principio,  que nos contraten, sino que nos entrevisten para poder ampliar y defender lo que estamos proponiendo a partir de lo que detectamos.

Lo que conseguimos (si logramos interesarlos para que nos entrevisten) es demostrar que somos profesionales proactivos, que conozcan nuestro enfoque y lo que podríamos aportar a esa empresa o cualquier otra con una problemática similar.

Quizá nunca nos contraten en esa compañía, pero sí habremos logrado hacer networking directo, sin intermediarios,  en el mercado que nos interesa y estaremos mucho más cerca de conseguir el puesto que queremos, porque existen muchas chances de ser recomendados por el directivo que nos entrevistó a otras empresas y colegas suyos que estuvieran necesitando cubrir una posición con alguien que tenga nuestro perfil.

Para animarse a hacer Hunting Inverso, primero tenemos que trabajar en nuestro propio F.O.D.A y a partir de ahí construir nuestro Branding Personal para que el mercado sepa que somos proactivos, que buscamos desafíos, que estamos dispuestos a exponernos al aprendizaje y a abandonar nuestra zona confort sumándonos a proyectos de alto impacto o que nos provean de una experiencia compleja y desafiante. 

Destinar parte de nuestro tiempo a investigar a la empresa que nos atrae y ofrecer una propuesta para mejorar su posicionamiento en el mercado minimizando y/o eliminando las debilidades que hemos detectado, puede ser la llave de entrada al sector de actividad que nos interesa. Cuanto más “demos en la tecla” con el diagnóstico y la posible solución, mucho más cerca estaremos de ser ese “uno que gana la lotería de navidad”.

El ejercicio de realizar Hunting Inverso vale la pena para adquirir y mejorar nuestras destrezas en el arte de “huntear”, aún cuando no estemos interesados, en este momento, en cambiar de trabajo.