Tendencias & Innovación

Seguridad informática en las empresas, ¿cómo saber si está en orden?

seguridad informatica en las empresas

Hoy en día, la informática se ha vuelto una gran protagonista dentro de las empresas, puesto que a través del uso de las nuevas tecnologías, se optimiza nuestro negocio y también se agiliza notablemente el trabajo que desarrollamos. Sin embargo, aunque la informática es una herramienta muy útil para el desarrollo de nuestra entidad, también hay que decir que se trata de una puerta para que los ciberdelincuentes entren en nuestro sistema y se hagan con información y datos muy valiosos.

¿Qué podemos hacer para evitarlo?, lo ideal es que hagamos uso de unas buenas medidas de seguridad informática en las empresas, para intentar colocar todas las barreras posibles y evitar que los hackers se adueñen del sistema. Pero también es muy importante que los empleados que forman parte de nuestra compañía, cuenten con la formación necesaria para que hagan uso del mismo de forma correcta y no sean un problema a la hora de ejecutar las diferentes aplicaciones. ¿Sabemos si nuestro sistema está bien cuidado? Para conocer a la perfección en qué estado se encuentran las medidas de seguridad que utilizamos dentro de nuestro sistema, lo que tenemos que hacer es plantearnos una serie de cuestiones que nos ayudarán a que esa seguridad siempre esté al 100%.

 

¿Hemos configurado buenas contraseñas?

Ya sabemos que la contraseña es la herramienta básica que utilizamos la mayoría de nosotros para evitar que terceros entren en nuestro sistema informático, pero, ¿las usamos de forma correcta? Hay que tener en cuenta que más de la mitad de los datos o la información que manejan las diferentes empresas, se pierde porque los empleados hacen un mal uso de las contraseñas. Entre otras cosas, porque por norma general esta clave de acceso suele ser débil, y para los ciberdelincuentes es muy sencillo descifrarla. Si no queremos encontrarnos en esta situación, lo mejor que podemos hacer es comentar con nuestros empleados que utilicen contraseñas mucho más complicadas y fuertes. Lo ideal es que esta sea una combinación alfanumérica y en la medida de lo posible que no esté relacionada con ningún dato personal o de la empresa.

Así mismo, otra solución es hacer que los empleados, cada cierto tiempo, modifiquen dicha contraseña, puesto que aunque en un primer momento la clave puede ser muy efectiva, a medida que va pasando el tiempo pierde efectividad, lo que favorece la entrada de los hackers. Cambiar la contraseña una vez al mes puede ser una buena estrategia en este aspecto. De igual modo, además de introducir nuestro nombre de usuario y la contraseña en el sistema, otra de las opciones que se están dando cada vez con más frecuencia entre las empresas es el uso de un código complementario, lo que se conoce como autenticación de dos pasos. Este código va cambiando de manera dinámica y se recibe previa autentificación por otras vías más allá del correo electrónico, siendo lo habitual recibir un mensaje en nuestros dispositivos móviles.

 

¿Estamos aplicando otras medidas de seguridad?

Conociendo ya la importancia de mantener una buena salud en cuanto a la configuración de las contraseñas, no hay que olvidar que otros aspectos son igualmente importantes. A dominar esta materia con más especificación nos puede ayudar mucho la formación especializada, como un máster en seguridad de la información empresarial. Es importante aplicar medidas adicionales, como cada cierto tiempo hacer copias de seguridad de toda la información que manejamos o hacer uso de un sistema de encriptación para que los hackers no puedan tener acceso a nuestros datos, ni a los de nuestros clientes.

También debemos cuestionarnos quién o quiénes toman el rol de administrador dentro de nuestro sistema informático, ya que cuantos más empleados puedan acceder al mismo, mayores riesgos podrán aparecer. Finalmente, hay que intentar blindar nuestra presencia online y, sobre todo, aislarla de nuestro sistema general. Nuestra web corporativa puede ser una vía de entrada demasiado sensible por muy protegida que esté, así que si queremos no tener problemas derivados, haremos bien en separarla del resto del sistema y así limitar las posibilidades de los hackers o de los virus que puedan amenazar la página corporativa. Tenerlo todo actualizado con parches y revisiones periódicas ayudará a evitar estos incidentes tan indeseables.