Tendencias & Innovación

Los 4 tipos de inteligencia en el coaching transpersonal

coaching transpersonal

El coaching transpersonal es una variante del coaching que ha empezado a ganar protagonismo en los últimos años, especialmente entre ciertas empresas y negocios.

Aunque no desatiende elementos como el rendimiento y el desarrollo profesional, su prioridad es profundizar en el aspecto humano, planteando concretamente una visión holística de la persona y trabajando en todas las esferas del yo.

Si quieres conocer más detalles, características, beneficios y usos prácticos del coaching transpersonal, te invitamos a leer el siguiente post. ¡Quizá sea todo un descubrimiento!

 

Dominar el subconsciente, principal objetivo del coaching transpersonal

La metodología central del coaching transpersonal se orienta a que la persona despierte en el plano espiritual. O dicho de otro modo, lo que se busca es que cada persona sea consciente de que las experiencias se extienden más allá del mundo físico y abarcan, por eso mismo, cuestiones como la humanidad, la vida y el cosmos.

Ese es realmente su punto de inicio: que el individuo entienda que su evolución sólo será posible cuando domine tanto sus actos como sus pensamientos, tanto el terreno físico como el intangible. En eso consiste la visión holística.

Dentro de ese paradigma, destaca especialmente el trabajo sobre la inteligencia. Sin embargo, este concepto no se entiende como tradicionalmente se ha intentado explicar; el coaching transpersonal, en cambio, cree que la inteligencia debe ser valorada en toda su complejidad, y es por ello que plantea varios tipos de inteligencia para trabajar.

 

Coaching transpersonal, ¿cómo abordarla inteligencia?

Los cuatro tipos de inteligencia que plantea el coaching transpersonal son, en realidad, los cuatro pilares de este enfoque de coaching. Veamos en qué consisten:

  1. Inteligencia emocional:

Consiste en el control de las emociones personales y en saber aprovechar los aspectos de cada una de ellas para la construcción de una buena calidad de vida, tanto en el plano individual como en el social.

  1. Inteligencia espiritual:

El coaching transpersonal insiste en la necesidad de que la persona se sienta parte activa de un todo, es decir, de una realidad con la que está interconectado.

  1. Inteligencia mental:

Se centra principalmente en las posibilidades del cerebro para el autocontrol, la transformación y la evolución individual. La idea es que la persona abandone  los esquemas que le impiden avanzar en sus áreas de desempeño (profesional, social, personal) y, en cambio, aumente su nivel de flexibilidad y disposición a afrontar nuevos retos en nuevas situaciones.

  1. Inteligencia corporal o física:

El objetivo en este caso es mejorar la percepción a través de los sentidos, que, recordemos, no son específicamente los cinco sentidos tradicionales. Hay otros como la intuición a los que igualmente deben prestársele la atención debida de cara a un aprendizaje y una relación más profunda con la realidad.

El coaching transpersonal es un paso más hacia la comprensión del ser humano en toda su complejidad. ¿Te animarías a probarlo?