Tendencias & Innovación

La mente plena

El término mente plena viene del inglés full mind, es decir dejar de lado la tan extendida multitarea para centrarte en una sola cuestión. El concepto de mente plena implica vivir en el aquí y ahora. La verdadera esencia no es dedicarse a una sola cosa, sino dedicarse al presente, que es el momento en el cual podemos hacer algo. Y sin duda es algo que la mayoría deberíamos comenzar a comprender, pues somos muchos los que de repente solemos perdernos en el pasado o en el futuro.

La mente plena vive en el presente, que es donde las cosas se pueden hacer o no hacer. Llevar nuestros pensamientos de forma repetitiva hacia el pasado solo nos va a generar depresión, porque siempre estaremos pensando que pudimos hacerlo de forma distinta, o mucho mejor de lo que lo hicimos. El pasado hecho está y nada va a cambiar. Por el contrario, centrarnos en el futuro genera ansiedad, que nos lleva a no disfrutar el momento debido a que estamos esperando a que llegue algo más, algo que tampoco podemos asegurar.

Cada vez más empresas ofrecen a sus empleados un programa de meditación con la intención de reducir el estrés y aumentar la atención y el rendimiento. Empresas pioneras como Google, Deutsche Bank, Nike o las españolas Mercadona y Endesa hacen uso de la meditación y facilitan la práctica a sus empleados.

La empresa Google tiene largas jornadas de trabajo, pero por otro lado ofrece infinitas comodidades a sus empleados: salas de descanso, gimnasio, piscina…

Pionera en dar a conocer la práctica de la meditación con programas de Mindfulness y Atención Plena en este sentido, Google pone a disposición de sus empleados el programa Search Inside Yourself creado por Chade-Meng Tan -un empleado de Google.

Por otro lado, la afamada Revista Forbes dedica cada día más páginas al mundo de la meditación; un ejemplo de ello es el primer artículo que firmó la periodista Jeena Cho con el título cómo la meditación aumenta la felicidad donde a directivos de empresa y ejecutivos que leen esta revista les informa de que gracias a la meditación “podemos volver a conectar nuestro cerebro, permitiendo que este trabaje de manera más optimista y con mayor éxito“.

La periodista indica que éste será el primero de muchos artículos dedicados a la meditación, y la empresa donde irá desgranando la práctica en sí de la meditación y los efectos positivos que tiene en la formación de equipos, recursos humanos y el beneficio empresarial en general.

En el diseño e implementación de planes de meditación así como también en los diferentes cursos para procurar la meditación en el lugar de trabajo, se marcan los siguientes objetivos:

  • Reducir el estrés y la ansiedad en el lugar de trabajo.
  • Crear una estrategia eficaz en la creación de equipos.
  • Mayor rendimiento de los equipos y de la empresa en su conjunto.
  • Mejorar la cognición, el enfoque y el rendimiento.
  • Mejorar las habilidades de liderazgo como la paciencia, la escucha y la atención plena.
  • Mejorar el enfoque, la atención sobre los objetivos, la fuerza del equipo y reducir el estrés.

Todo ello se realiza mediante un seguimiento y métricas de mejora donde se siguen y valoran tanto los progresos en la meditación, como la consecución de objetivos a corto y medio plazo.

A todo esto ya solo queda añadir lo que dice al respecto una afamada escuela de negocios:

“Las dos herramientas de negocios más eficaces para los ejecutivos del siglo XXI son la meditación y la intuición”.

Harvard Business School