Tendencias & Innovación

Coaching para empresas: qué modalidad conviene a la organización

coaching para empresas

La elección del modelo de coaching para empresas más acertada puede suponer una dificultad añadida a los encargados de poner en marcha este tipo de procesos dentro de la organización. Muchas veces, la principal duda que surge es acerca de si optar por el coaching individual o el coaching de equipos.

No cabe duda de que el propósito de una acción de este tipo es mejorar el rendimiento del negocio, gracias al desarrollo de nuevas capacidades en uno o varios de sus integrantes, tampoco hay que ignorar que, sea cual sea el planteamiento escogido, tendrá el potencial de brindar beneficios significativos a las personas y a la empresa, pero ¿cómo saber qué opción es la adecuada para la compañía?

 

Coaching para empresas: iniciativas de equipo o coaching individual

No se trata necesariamente de elegir ya que, escoger el planteamiento de coaching para empresas que conviene a la organización en un momento determinado es una cuestión de análisis. Para poder decidir es preciso conocer el cambio que se está está tratando de lograr y preguntarse cuál es la mejor manera de llegar allí, si los principios del coaching se aplicarían de forma más efectiva a través del apoyo individual o mediante un enfoque de equipo.

 

¿Cómo funciona el coaching individual?

El coaching individual se centra en la persona. En el entorno empresarial este tipo de iniciativas se orientan a ejecutivos o líderes que desean propiciar un cambio personal, a nivel interno.

En ocasiones, el fin del proceso de coaching para empresas que apunta a individuos es ayudarles a perfeccionar una nueva habilidad o capacidad. También puede recurrirse a esta forma de aprendizaje cuando las personas son nuevas en su rol y quieren ganar confianza para o cuentan con experiencia suficiente, pero necesitan obtener una nueva perspectiva.

Si bien el coaching de liderazgo puede, y suele terminar, afectando al equipo, en realidad se basa en el individuo y en sus objetivos personales y profesionales.

 

¿Cuál es el funcionamiento del coaching de equipos?

El entrenamiento del equipo involucra tanto a líderes como a miembros del equipo puesto que, en este caso, se trata de avanzar hacia un objetivo común.

Es posible que se necesite lograr un resultado específico o que se busque impulsar la transformación que permita operar de manera diferente como grupo. Involucrar al equipo en el proceso, en lugar de solo al líder, es una opción muy interesante, puesto que se promueve el cambio colectivo, desde dentro hacia fuera, en lugar de tratar de forzar la transformación recurriendo al líder o a personas ajenas al equipo.

 

¿Cómo elegir coaching para empresas?

Un enfoque combinado puede ser la opción más indicada, ya que el coaching individual y el coaching de equipos no se excluyen mutuamente, como muestran los siguientes ejemplos:

 

  • En un enfoque de coaching de equipos, el líder acepta su participación en el proceso como uno más y, junto al resto de componentes del equipo, se trabaja por avanzar hacia unos objetivos comunes, trabajando de forma colaborativa y apoyando a los demás en el esfuerzo de transformación y superación.

 

  • El coaching individual puede resultar muy beneficioso en determinados momentos. Hay ocasiones en que los miembros que componen el equipo también se beneficiarían del coaching individual, para desarrollar esas habilidades que les ayudarían a gestionar mejor el cambio, a ganar en proactividad, optimismo o asertividad.

 

La combinación de ambos enfoques de coaching para empresas aumentaría la eficacia de los procesos, al centrarse en las unidades que componen la compañía realmente, que son los equipos, como células, y las personas, el núcleo dentro de ellas.