Tendencias & Innovación

Propiedad intelectual e industrial: tendencias en la red

propiedad intelectual e industrial

La lucha colaborativa para hacer frente a las falsificaciones que proliferan aprovechando el e-commerce y la nueva mirada a China, como cooperador necesario para proteger la propiedad intelectual e industrial marcan el futuro de las transacciones comerciales en la red y fuera de ella.

¿Te interesa ponerte al día de dos tendencias que transformarán la actividad de muchos negocios en línea en los próximos meses?

 

 

Propiedad intelectual e industrial: prevenir la falsificación con colaboración

La colaboración se plantea como la manera más efectiva de luchar contra los falsificadores en el comercio electrónico. A pesar de los desafíos que plantea el entorno del e-commerce, la unión hace la fuerza demostrando que es posible defender los derechos de propiedad intelectual e industrial.

Es cierto que los sitios web trascienden fronteras y que, por tanto, son muy difíciles de vigilar. Es un hecho que los falsificadores han aprovechado esta oportunidad para vender productos copiados. En concreto, recientes estudios revelan que el 70 por ciento de los productos falsificados se venden en línea, lo que plantea un reto importante a los abogados que buscan defender la propiedad intelectual e industrial. El problema es serio, pero no insuperable.

Gracias a un enfoque colaborativo en torno a la protección de este tipo de derechos, que involucraría tanto a las marcas como a las plataformas de comercio electrónico, se lograría dificultar la proliferación de falsificadores.

¿Cómo? Creando mecanismos de eliminación masiva altamente sofisticados que habiliten a una marca, siempre que esté registrada, a eliminar a un vendedor de falsificaciones de una plataforma o sitio web, no solo a nivel nacional sino a nivel mundial.

La ventaja es que se trata de una acción que puede llevarse a cabo en segundos, algo que sería impensable en el mundo minorista offline, donde los establecimientos deben competir con vendedores ambulantes e incluso otros comercios en plena calle.

Sin embargo, para combatir a los falsificadores a largo plazo, todas las partes deben seguir siendo proactivas. No hay que pasar por alto que:

  • Quienes venden productos falsos suelen actuar de manera innovadora.
  • A menudo intentan escapar de la censura copiando un logotipo, pero no la marca, algo que resulta igualmente perjudicial para las marcas y proporciona evidencia de que las herramientas de protección deben seguir evolucionando.

 

China: de sospechoso a aliado

Las opiniones están cambiando con respecto a China. Si bien hasta hace unos meses la situación comercial con ese país no dejaba de deteriorarse y su posición como exportador de clase se veía amenazada por los gobiernos occidentales; hoy las cosas avanzan en una dirección muy diferente.

China es el fabricante más grande del mundo, pero la guerra comercial abierta con la administración estadounidense perjudicaba su posición. EE.UU. impuso sanciones a China por una supuesta violación de la propiedad intelectual e industrial y desencadenó una espiral de sospecha.

Pero Occidente debería darse cuenta de que se trata de una economía importante a nivel global, que comercia en el escenario mundial y que destaca por su floreciente mercado interno de consumo.

En la actualidad, el país asiático tiene marcos regulatorios altamente desarrollados y sofisticados para promover la protección de los derechos de propiedad intelectual e industrial.

En concreto, existen tribunales especializados en propiedad intelectual en:

  • Beijing
  • Shanghai
  • Guangzhou

Además, a diferencia de la mayoría de los países occidentales, China también tiene un sistema de aduanas adaptado para detener la exportación de productos falsificados.

Con el potencial de China para convertirse rápidamente en un líder en tecnologías verdes e inteligencia artificial, forjar un entorno colaborativo de intercambio de información en torno a la propiedad intelectual e industrial sería beneficioso para todas las partes. Al trabajar juntos para difundir las mejores prácticas, la mejora en este ámbito se percibiría a nivel global.