Tendencias & Innovación

Lean manufacturing, qué es y 4 signos del impacto de IoT

lean manufacturing

Lean manufacturing pone el foco en la eliminación de residuos y la mejora continua del proceso, pero, a pesar de tratarse de un enfoque de fabricación realmente eficaz y ajustado como ningún otro, todavía puede mejorarse su eficiencia.

El IoT lo consigue al permitir que equipos y herramientas recojan datos automáticamente, los compartan y puedan incluso interactuar con información procedente de otras fuentes, así como con otros procesos, abriendo las puertas de la organización a una nueva forma de trabajar. ¿Quieres saber hasta dónde es posible llegar gracias a los sensores en un entorno de lean manufacturing?

 

De la visión a la acción. Inmediatez, el nuevo valor del lean manufacturing más conectado

Al acceder y centralizar los datos de los equipos y procesos, el IoT puede proporcionar a los fabricantes:

  • Un nuevo nivel de visibilidad.
  • Acceso a datos de rendimiento en tiempo real.
  • Conocimiento instantáneo de todas las operaciones globales.
  • Posibilidad de equilibrar y optimizar la programación sobre la marcha, durante el proceso de producción, adaptándose a la variabilidad del mercado.

Lejos de quedarse en el control del rendimiento, la calidad o los registros de fallos de equipos, el nuevo enfoque de lean manufacturing tiene capacidad suficiente para configurar un escenario de fabricación óptimo basado en la demanda actual.

Aplicado a un entorno globalizado, esto significa que las operaciones pueden culminarse con éxito gracias a la introducción de cambios en la producción, los procesos o las instalaciones, que permiten asegurar las condiciones óptimas para gestionar la demanda en cualquier momento.

Pero esto no es todo, las ventajas no acaban aquí ya que, además de los escenarios típicamente productivos, los equipos inteligentes podrán:

  • Monitorizarse a sí mismos y mejorar su propio rendimiento, como el uso de energía, para evitar los cargos pico de demanda. El mantenimiento preventivo automatizado se hace posible a medida que la máquina conoce y comunica su propio estado de acciones correctivas requeridas, manteniéndolo funcionando a una productividad óptima. Los proveedores pueden gestionar mejor la entrega de piezas en el inventario, que automáticamente podrá reponerse en función de los datos en tiempo real.
  • Ajustar automáticamente la configuración de los equipos para minimizar el desperdicio. Todas estas acciones tienen el potencial de contribuir significativamente a mejores procesos y productos de calidad. Con un sistema de circuito cerrado donde los datos de calidad se recogen y replican constantemente en la cadena, el equipo puede ajustar automáticamente su configuración para producir menos desechos y generar mejores productos como resultado de esta retroalimentación.
  • Racionalizar los procesos productivos. A medida que más empresas incorporan nuevas capacidades de IoT y análisis, consiguen transformar sus procesos de fabricación. Uno de los cambios tiene que ver con el mantenimiento predictivo que permiten las herramientas predictivas y el aprendizaje automático. Gracias a él se pueden identificar y corregir posibles problemas antes de que ocurran.
  • Mejorar el servicio post venta. Es otra de las áreas donde el lean manufacturing incrementa su valor gracias al internet de las cosas. En este caso, éste tiene que ver con el soporte que se puede dar gracias a los nuevos niveles de conectividad de los productos y a la información que brindan los sensores del IoT. Hasta hace poco, los fabricantes perdían el rastro de sus productos una vez que se comercializaban, por lo que no podían recopilar datos de los clientes o el uso de manera efectiva. Hoy día esto ya es posible, por lo que son muchas las fábricas que están mejorando el servicio y el soporte en el mercado secundario.

Los beneficios de IoT para el lean manufacturing se extienden mucho más allá de los procesos dentro de una sola organización. IoT puede ayudar a optimizar la interacción entre fabricantes, proveedores y otros socios de negocio, mejorando el flujo de información sobre los materiales, la demanda y el uso del producto. A la vez, el internet de las cosas en el ámbito de la fabricación ajustada supone el inicio de una propuesta de valor renovada que no hace sino estrechar el vínculo con el cliente y favorecer su lealtad a la marca.