Tendencias & Innovación

La diferencia entre Máster y MBA que no conocías

dirferencia entre master y mba

El perfil del alumno y el programa no son la única diferencia entre Máster y MBA. Además de los puntos de divergencia que más habitualmente se señalan al comparar ambos tipos de formación superior, salario y oportunidades profesionales, existe un criterio que puede ayudar a muchas personas a escoger entre estas dos especializaciones.

Se trata de una diferencia entre Máster y MBA que salta a la vista al comparar el plan de estudios de ambas opciones y es, quizás, uno de los ejemplos que mejor ilustra lo distintas que una y otra formación pueden llegar a ser. Y es que, si bien en el MBA no es un área que se aborde en profundidad, en los Masters en Dirección o Gestión sí que se pone el foco en los Recursos Humanos.

 

Recursos humanos: la diferencia entre Máster y MBA

A pesar de que un planteamiento general basta para cubrir los temas relacionados con la estrategia y gestión de personal en muchos programas de MBA, no ocurre lo mismo en un Máster.

El MBA sólo busca aportar el conocimiento suficiente al alumno para que sea capaz de desenvolverse en este área dentro de una variedad de situaciones prácticas, pero el Máster profundiza y le aporta una visión mucho más completa de la gestión de RR.HH., proporcionándole el marco teórico necesario para ganar en comprensión.

No es una diferencia entre Máster y MBA que se reduzca al estilo de enseñanza, el contenido del programa o las oportunidades para desarrollar el conocimiento de la materia, sino que es una cuestión de peso, el que se le da en el plan de estudios a una materia como son los Recursos Humanos y su gestión.

El Máster se enfoca en un área, que puede ser la Dirección de Recursos Humanos o la Gestión de Empresas, por ejemplo, mientras que el MBA aporta un conocimiento global de los negocios dirigido a profesionales y orientado a la práctica, se centra en los negocios en general.

Teniendo todo esto en cuenta y una vez está clara la diferencia entre Máster y MBA, a la hora de elegir el camino que se seguirá para continuar formándose hay que evaluar:

  • Si ya se cuenta con cierta experiencia profesional o no, puesto que, en este último caso, el MBA podría no ser una opción realista. Para cursar un Máster normalmente no exigen acreditar que se es un profesional en activo ni determinada experiencia en un sector o posición.
  • Si el objetivo es trabajar en el área de RR.HH. o presentar la candidatura a alguna vacante específica de RR.HH.; ya que, el nivel de conocimiento especializado que el Máster proporciona haría que la balanza se inclinase por esta alternativa. La proporción asignaturas específicas de RR.HH. que se imparten en un MBA son muy inferiores a las que pueden ofrecerse en un Máster en Dirección de Personas, por ejemplo.
  • Si tienes claro que los conocimientos que necesitas pueden obtenerse de un Máster. Tú sabes hacia dónde debes avanzar para crecer, mejorar y convertirte en un profesional más completo y preparado. Cuando el MBA no te aporte lo que buscas, debes evaluar otras alternativas. Existen muchas posibilidades.

La diferencia entre Máster y MBA, sobre el papel, puede consistir en varias cifras de salario o un abanico más amplio de oportunidades laborales. Sin embargo, en la vida real tú tienes la última palabra y eres quien debe trazar tu propio camino. ¿Ya sabes qué es lo que te entusiasma? ¿Cuál es la profesión donde te ves trabajando en 1 año, en 5 o en 10? ¿Cómo llegarás hasta allí, Máster o MBA?