Tendencias & Innovación

Cómo lograr una promoción profesional y cómo perderla

promocion profesional

¿Estás centrado en tu carrera? ¿Tienes la suficiente preparación y te preocupas por mantenerte actualizado? ¿Eres un jugador de equipo y estás comprometido con los objetivos de tu empresa? Si tu respuesta a estas cuestiones ha sido un sí, seguramente eres un buen candidato para una promoción profesional.

Sin embargo, puede que la tarea que te quede por delante sea una de las más complejas de resolver. En lo que respecta a lograr un ascenso hay muchas cuestiones que ya no dependen sólo de ti.

Las promociones no son un hecho y, además, puede suceder que para ascender antes necesites posicionarte en algún otro puesto a nivel similar. Pero eso no es ningún impedimento para diseñar un plan de promoción, especialmente si tienes en cuenta estrategias como las siguientes:

  1. Mejora continua. Para mejorar hay que medir, y precisamente esta cuantificación te ayudará a conocer cómo lograr una mejor versión de ti mismo, a la vez que recoges un registro de todos tus logros y de su impacto positivo para el negocio. Remítete a las pruebas.
  2. Mentoring. Si el coaching te puede ayudar a desarrollar tus mejores cualidades y no perder el foco en tus objetivos, el mentoring te aportará algo muy importante, un contacto que te formará, te orientará y, llegado el momento, puede apoyar tu candidatura a una promoción profesional en base a su experiencia trabajando contigo.
  3. Red de contactos. En la misma línea, pero a otro nivel, debes saber que, cuanta más gente te conozca y tenga ocasión de comprobar tu experiencia y capacidades, más personas serán conscientes del valor que puedes aportar a la organización. Esto te asegura mayores probabilidades de que tu nombre esté entre los que se barajen la próxima vez que surja una oportunidad de promoción profesional.
  4. Formación. El reciclaje, la actualización y la ampliación de conocimientos y experiencia son tu mejor carta de presentación y promoción. ¿Quieres ocupar uno de los puestos directivos en tu organización? ¿Te has planteado cursar un MBA? Al mismo tiempo, solicita más responsabilidad, ya que ello demuestra tu interés y aumenta tu valor dentro de la compañía.
  5. Profesionalidad. La autopromoción comienza por demostrar de lo que eres capaz. Implícate en tus tareas, esfuérzate por dar más de ti, haz que tu contribución lleve al negocio más cerca del éxito y demuestra que sabes cooperar y que se puede confiar en ti. Educación, empatía, orden, autocontrol, una perspectiva positiva, la capacidad de escuchar y la de preguntar cuando algo no quede del todo claro serán tus mejores aliados.

Además de todas estas estrategias, no te olvides de permanecer siempre atento a las ocasiones que se presenten de crear tus propias oportunidades. ¿Ves un área con potencial de mejora? ¿Crees que algunos procesos se pueden mejorar? ¿Sabes cómo reducir el riesgo en determinadas operaciones? Después de estudiar las necesidades y retos de tu organización, trabaja por desarrollar las habilidades clave que te ayudarán en tu proyecto y no tardarás en ver resultados.

 

Cómo solicitar una promoción profesional

Además de merecerla, para ser reconocido con una promoción profesional, en ocasiones, hay que ser también capaz de identificar la mejor oportunidad para proponerse como candidato. ¿Crees que ha llegado el momento de pasar a otro nivel? ¿crees que el negocio se beneficiaría de tu contribución a un nivel más estratégico? Solicitar un ascenso puede ayudar al superior directo a reconocer tus cualidades y aprovechar el momento de dar un impulso a tu trayectoria en la empresa.

La forma de averiguar cuándo ha llegado el momento de lanzarse tiene que ver con:

  • Informarse acerca de los procesos de selección en marcha en la empresa: si existen puestos vacantes a niveles superiores puede que se dé la oportunidad antes a los candidatos internos. Revisa periódicamente los nuevos listados y solicita trabajos que sean apropiados para tu experiencia y antecedentes. Muestra interés y envía una propuesta con tu currículum.
  • Ir de frente. Informa a tu superior acerca de tus inquietudes, tu valía y la forma en que te estás preparando para ascender posiciones. Comenta abiertamente que buscas un ascenso.
  • Poner las cartas sobre la mesa. Informar a los superiores si estás inmerso en un proceso de búsqueda activa de empleo, puede ser que respondan con una contraoferta.

Además de estas tácticas para lograr una promoción profesional, no te olvides de:

  • Obtener referencias que te apoyen en el caso de surgir una candidatura.
  • Prepararte para el proceso de selección y la entrevista de promoción.
  • Investigar acerca de las necesidades del negocio y orientar en esa dirección tu formación y preparación.

 

Qué puede hacerte perder una promoción profesional

Igual que hay modos de lograr mover los resortes hasta conseguir la anhelada promoción profesional, también existen maneras de perder cualquier posibilidad de ser reconocido con un ascenso.

Se trata de comportamientos y actitudes a evitar, como:

  • Falta de actualización. Sin duda es el mejor motivo para perder el interés en un candidato. ¿Por qué dar una promoción profesional a alguien sin la inquietud de mejorar? ¿Hacia dónde llevaría a la compañía esta decisión?
  • Insuficiente planificación. Este error que se refleja en el rendimiento diario y el progreso de las actividades en marcha puede resultar en la ralentización del ritmo del negocio si se da el ascenso a un individuo tan poco motivado.
  • Problemas sin solución. Si bien las críticas constructivas o el plantearse determinadas cuestiones puede ayudar a desarrollar una versión mejorada de un proceso, un área o la propia organización, quejarse y no buscar ni poner solución no resulta positivo. Sin soluciones ni visión no puede haber promoción profesional.
  • La ley del mínimo esfuerzo. Está claro, pero para algunos profesionales no es evidente. La procrastinación, la desidia y la falta de compromiso no son el camino a seguir si lo que se busca es un aumento de la responsabilidad.

¿Ves una promoción profesional en el horizonte cercano? ¿Te gustaría asegurarla con un MBA en el currículum?