Tendencias & Innovación

Spotify apuesta por el Podcast

La semana pasada Spotify nos sorprendió con el anuncio de la compra de dos de los servicios de podcast más populares: Gimlet Media productora de reconocidos podcast como ‘Reply All’, ‘StartUp’ y ‘The Nod, y Anchor, un conjunto de utilidades para poder producir y monetizar tus propios podcasts de forma fácil e intuitiva. Este anuncio ha coincidido con la publicación de los resultados trimestrales del 4Q 2018 que han supuesto los primeros beneficios de la compañía en su historia. Concretamente $94 Mio para una facturación de casi $1.500 Mio. Además, la compañía genera cash flow positivo de forma recurrente. Sin duda ha sido una semana importante para Spotify, que me atrevo a vaticinar, supondrá un punto de inflexión para el futuro de la compañía.

El modelo de Spotify tiene un problema implícito al sector en el que opera: crea mucho valor, pero apenas lo captura. La compañía ha crecido de forma sostenible durante los últimos años, hasta llegar a tener más de 200 millones de usuarios de los cuáles 96 millones son suscriptores de pago. Casi el 50% de los usuarios pagan una suscripción mensual. No hay ratios similares en ningún otro modelo freemium. Un éxito sin precedentes, que no se ha traducido en beneficios hasta la fecha. Spotify es un gran producto pero no es un buen negocio. Su problema es similar al de otras plataforma de streaming de contenidos como Netflix: el poseedor de los derechos de estos contenidos es el que captura gran parte del valor. En el caso de Spotify son las majors de la musica como Sony Music, Universal Music o Warner Music Group. En el siguiente gráfico se visualiza este problema.

Netflix ante el aumento de precio de la compra de contenidos junto con la voluntad de sus proveedores de crear sus propias plataformas (HBO, Disney) se ha visto en la necesidad de convertirse en una productora de contenidos. Sus series y documentales tienen cada vez más protagonismo en su catálogo. Netflix abrió el camino al consumo de contenidos mediante modelos de suscripción. Un modelo muy atractivo ya que tiene recurrencia y sus LTV suelen ser largos, permitiendo modelos de captación de usuarios rentables. Para ello, es necesario tener muy buen contenido y actualizarlo de forma frecuente. El caso de Spotify es similar pero con un gran handicap: no puede crear sus propias bandas de música. El negocio de la música es diferente al del cine en muchos sentidos. Aquí es donde los podcast encajan para Spotify; puede crear sus propias producciones y tener contenidos en exclusiva. Con Gimlet Media, Spotify adquiere contenidos de éxito que podrás ofrecer en exclusiva en su plataforma, similar a lo que hizo Netflix con la compra de la productora de la reconocida serie Black Mirror. Con Anchor puede aprovechar al máximo la potencia de una plataforma como Spotify como hub de podcasts con las ventajas que ello supone para todas las partes: el creador acceder a una audiencia millonaria, y al usuario añade más valor a su suscripción además de atraer a un nuevo público que no está dispuesto a pagar por la música, pero si por tener acceso a podcast exclusivos.

El negocio del podcast no tiene ni por asomo el tamaño del de la música ni el de otros medios de comunicación. Además los modelos de monetización no son nada claro y de momento se basan principalmente en la publicidad. Esto es lo que lo hace atractivo para Spotify ya que puede añadir mucho valor a un negocio muy fragmentado con muchas empresas y app todas muy similares. Este valor se traducirá en un aumento del margen bruto que actualmente ronda el 26% ya que gran parte de sus ingresos son para pagar a las major tenedoras de los derechos de los artistas. Si Spotify es capaz de crear sus propios contenidos que sean atractivos, la rentabilidad del negocio crecerá.

Esa centralización es lo que puede ayudar a rentabilizar la plataforma. Apple podría hacer lo mismo, pero está muy ocupado lanzando su propio Netflix. Además de que el tamaño de mercado hace que para Apple el mundo de los podcast de momento sean “peanuts”. La apuesta de Spotify por el podcast va en serio; la nota de prensa de presentación de resultados incluye la siguiente afirmación:

Creo que va a haber un antes y un después de esta decisión de Spotify. Los podcast sin ser masivos, crecen en audiencia y necesitan a alguien que ponga orden en un negocio tan fragmentado. Spotify acude al rescate.

PD: Si te apetece leer un buen análisis del modelo de Spotify, Ben Thompson de Stratechery lo clava.