Tendencias & Innovación

Amazon: El próximo monopolio

En mi casa tenemos un ritual en diciembre: elegimos la mejor y peor compra del año. Nos reunimos la família para evaluar lo que hemos comprado durante el año y determinamos si ha sido dinero bien gastado o no. El año 2015 el premio recayó en el Chromecast que nos permite ver Netflix (premio del 2016) en una TV que no es smart. Ambos productos / servicios fueron dinero bien gastado. Los utilizamos mucho y cumplen a la perfección su trabajo sin fricciones. En el apartado de dinero directamente lanzado por la ventana están unos taburetes de Zara Home que son incomodísimos y que ya están en venta, o unos cuchillos supuestamente japoneses que lo cortan todo y que no pueden ni arañar un plátano. Es un ejercicio sano ya que te permite reflexionar sobre los aciertos y los errores cometidos. Lo aconsejo en todas las facetas de la vida.

Todo esto lo cuento porqué por primera vez en el mes de octubre toda la familia coincide que Amazon Prime es y será la mejor compra del año. Tenemos ganador a 3 meses del conclave. Nos dimos de alta casi por casualidad el pasado mes de marzo. Es la magia del flow de usuario de Amazon que cuando te planteas los gastos de envío de un pedido, surge la promoción de Prime con una propuesta de valor imbatible: Por 20€ al año tienes tarifa plana en los envíos. Haces números rápidos y te das cuenta que se amortiza con 2/3 pedidos que en nuestro caso los solemos hacer. Por lo que es una decisión “no brainer”. Un click y ya entramos en el selecto club del Prime.

Y Prime es mágico hasta el punto de ser una adicción. Desde que Prime ha entrado en casa, ante cualquier necesidad el primer punto de partida (y generalmente el último) es Amazon. Desde los libros de texto de mis hijos, pasando por una padelero, un monitor para el ordenador, un smartphone para mi hija, un candado de llaves, etc… Amazon lo tiene todo a un solo click y con una experiencia de usuario superior. Normalmente en 24–48h lo tienes en casa. Si tienes que devolver algún pedido es fácil y sin preguntas. Los precios son muy competitivos. Compro desde el móvil mientras espero el autobús. Lo puede hacer mi mujer desde su tablet tumbada en el sofá. Eso se llama conveniencia. La magia de Amazon.

Pero el otro día me asaltó un sentimiento de culpa haciendo el enésimo pedido del año. Desde que tengo Prime compro menos en el comercio local. Desde que tengo Prime no busco alternativas. Siempre tengo prisa y Amazon está ahí para ayudarme. Pero….¿no estaré contribuyendo a la formación de un nuevo monopolio? Lamentablemente creo que si. Amazon es una empresa muy bien gestionada.

¿no estaré contribuyendo a la formación de un nuevo monopolio?

Son muy buenos ejecutando. Sus operaciones están diseñadas y ejecutadas como si fueran Mc Donalds. El volumen derivado de su tamaño les da la posibilidad de hacer inversiones en IT y logística que no están al alcance de sus competidores. Y estas inversiones crean ventajas competitivas (buscad en YouTube vídeos de cómo se gestionan los almacenes de Amazon y contad personas: pocas). Estas inversiones también les permite entrar en nuevas categorías de negocio con voluntad de acabar siendo líderes (es el caso de su marca Find de moda). Se han convertido en una productora de contenidos digitales que distribuyen en exclusiva a través de Amazon Prime (gratis si eres usuario de Prime). Han abierto su supermecado de primeras marcas. Acaban de comprar la cadena de supermercados Whole Food en EE.UU que tiene el tamaño de Mercadona y su primera decisión ha sido la de bajar entre un 25%-40% los precios de sus productos. Amazon tiene una visión a largo plazo: opera al límite sin importarle demasiado si gana o no dinero (cotiza en el Nasdaq y su evolución es envidiable). Su objetivo es dar la mejor experiencia de usuario posible en los negocios en los que opera. Usuarios satisfechos son usuarios que repiten. Si los clientes tiene recurrencia Amazon acaba ganando cuota de mercado y a largo plazo reduce la competencia incapaz de hacerle sombra a un monstruo como Amazon(si yo tuviese un retailer de moda estaría preocupado con Find). Un círculo virtuoso.

Llegados a este punto ¿que hacer? ¿seguir comprando en Amazon que tiene mejores precios y todo es mucho más fácil, o vuelvo a comprar en las tiendas del barrio? El corazón me pide lo segundo y la cabeza me dice que la primera opción es la lógica. Emoción vs Razón. Ayer leí que Amazon prepara un buen aumento de Prime en el mercado español. Dicen que incluso el doble (40€). Seguirá siendo la compra del año.

Competencias digitales: volver a estudiar