Tendencias & Innovación

La estrategia de contenidos efectiva: 3 pistas y 3 posibilidades

estrategia de contenidos

Un único post puede comenzar a generar tráfico a la web del negocio desde su publicación y continuar haciéndolo mientras siga accesible online y la información que ofrezca se mantenga relevante. La estrategia de contenidos es el preludio de algunas de las acciones de marketing más rentables y efectivas.

Cualquier negocio con presencia en la red puede beneficiarse de la publicación de artículos que demuestren su expertise y dominio de un área de conocimiento. Sin embargo, a la hora de diseñar una estrategia de contenidos hay fórmulas que dan mejores resultados que otras. ¿Quieres saber cuáles son?

 

Cómo aumentar la efectividad de una estrategia de contenidos

El primer paso antes de dar forma a una estrategia de contenidos es tener claros algunos de los pilares sobre los que se sustentará. Entre los puntos a considerar se encuentran los siguientes:

 

  1. Público objetivo. Los posts, infografías, ebooks y otros descargables se crean para alguien y hay que saber definir ese perfil.
  2. Pain points. La misión de cada artículo que se publique será resolver dudas o solucionar los problemas del público objetivo y, por eso, es preciso conocerlos de antemano.
  3. Canales. Existen algunos canales que funcionan mejor y se adaptan más al tipo de medio en que el público objetivo acostumbra a desenvolverse. Hace falta informarse acerca de los hábitos y preferencias de las personas con el perfil hacia el que se enfocan los esfuerzos de marketing, para acertar en la elección de canales. Lo mismo sucede en lo que respecta a los formatos de contenido a ofrecer.

 

Además de tener en cuenta estos aspectos, hay que tratar de ofrecer contenido único y de gran calidad, sin olvidarse de programar y gestionar la creación y publicación de los posts, guías u otros descargables de acuerdo a un programa preestablecido.

 

El centro de la estrategia de contenidos

El contenido es el centro de tu estrategia y siempre girará alrededor del público objetivo, por eso, una vez analizados sus gustos y expectativas, es momento de empezar a decidir qué tipo de oferta se hará. Existen muchas posibilidades:

 

  1. Los más extendidos: posts e ebooks son la base de la mayoría de estrategias de contenidos. Pueden ser el único formato que se incluya en la oferta o complementarse con otros.
  2. Los audiovisuales: webinars, vídeos, podcasts o infografías suelen apoyar el núcleo central de una estrategia de contenidos aunque, en algunos casos, se convierten en protagonistas. Todo dependerá de las preferencias de la audiencia.
  3. Los prácticos: plantillas, manuales o gráficos reafirman la meta de solución de problemas que tiene una estrategia de contenidos, centrándose en resolver problemas específicos de la forma más completa.

 

Y aún hay más formatos, como las entrevistas, white papers, casos de éxito, estudios, ilustraciones, pasatiempos, listas o noticias. Además de analizar a quién va dirigido el contenido, resulta de gran ayuda investigar en la estrategia de contenidos de los principales competidores, para averiguar cuáles son los que utilizan de forma recurrente o los que mejores resultados les entregan.

¿Conoces el Máster en Dirección de Marketing y Gestión Comercial?