Tendencias & Innovación

Inteligencia artificial en la creación de contenidos: más que robots

creacion de contenidos

El rol de la inteligencia artificial en la industria de la escritura no se limita a los robots encargados de la creación de contenidos de los que tanto se habla últimamente. Existen muchas otras formas en las que esta tecnología apoya a una de las ramas del marketing más rentables y, seguramente, puede que haga ya un tiempo que estés beneficiándote de algunas de ellas.

 

 

 

Content marketing impulsado por IA: la creación de contenidos eficiente

La creación de contenidos gana en calidad, agilidad y eficiencia. Todo gracias a la inteligencia artificial y a aplicaciones como las siguientes:

  1. Edición de textos. Los escritores, especialmente los que no son nativos, pueden necesitar ayuda adicional con el tema que están trabajando, ya sea un ensayo, una publicación de blog o simplemente un correo electrónico importante. La inteligencia artificial puede ofrecer funciones de edición y revisión automáticas. Todos los proveedores de software hacen lo que está en su mano para ayudar a los escritores mediante la inclusión de funciones de revisión inteligente en sus herramientas. Estas características detectan los errores de ortografía y gramática y los corrigen, AI más avanzados como Microsoft Word no se limitan a indicar los errores de ortografía, sino que, gracias a una mejor comprensión del contexto, aportan recomendaciones de estilo y gramática. Esto también sucede con el editor de texto gratuito de Google Docs.
  2. Software de escritura AI. Hay muchas herramientas que pueden ir mucho más allá de ayudarte a detectar errores tipográficos. Por ejemplo, están los asistentes de redacción en línea, como Grammarly, que te permiten verificar la ortografía, la gramática, la puntuación, el estilo y la estructura de las oraciones. Este programa utiliza AI para detectar frases demasiado vagas, problemas de lenguaje y otras cuestiones que podrían reducir la calidad del resultado de la creación de contenidos.
  3. Traducción. La inteligencia artificial se usa en la traducción de un idioma a otro para no limitarse a avanzar palabra por palabra. De hecho, las nuevas herramientas pueden traducir con mayor precisión por frase u oración, a través de un sistema de AI. Un ejemplo de esta función que sirve de gran ayuda a la creación de contenidos es el Traductor de Google, que, además de gratuito, permite llevar a cabo traducciones de hasta 5.000 caracteres de una sola vez.
  4. Investigación de temáticas. La inteligencia artificial ayuda a los redactores a realizar una investigación de contenido para un tema determinado. Se puede obtener un informe de contenido nuevo publicado en sitios web específicos o encontrar palabras clave específicas. También hace posible monitorizar sitios web y recibir un informe con toda la nueva información importante.
  5. Revisión de plagio. Los algoritmos basados en la inteligencia artificial ayudan también a verificar el plagio y detectar el contenido plagiado. Yoast, por ejemplo, utiliza un sistema de puntuación para verificar la calidad del contenido, evalúa su legibilidad de su contenido e incluso puede ofrecer resúmenes inteligentes de textos largos.

 

Puede que en algunas empresas incorporen robots para la creación de contenidos, pero, a pesar de estar impulsados por machine learning, les faltará el toque humano que logra la conexión efectiva con el usuario. Hasta que consigan aprender y llegar a ese nivel de destreza en la redacción, los humanos pueden aprovechar las ventajas de la inteligencia artificial para hacer mejor su trabajo.