Tendencias & Innovación

Canales digitales: cuáles necesita la empresa

canales digitales

Hace pocos años, el email marketing, affiliate marketing, social media marketing o anuncios web eran los principales canales digitales al alcance de las empresas. Hoy día, SmartInsights publica una relación en la que recoge más de 120 canales digitales disponibles para acercar productos y servicios al consumidor, en forma de contenidos, más o menos personalizados.

 

 

 

¿Necesitamos los canales digitales?

La respuesta es un sí contundente. Según Statista, para el año 2020, habrá más de 2 mil millones de compradores en línea. No cabe duda entonces de que el marketing digital es una necesidad. Y, entre todos los posibles canales digitales disponibles, las redes sociales son a donde apunta la estrategia digital más popular entre los profesionales de marketing, ya que permite conectarse con los clientes casi de inmediato.

Además de esta forma de hacer marketing, existen otras, como el marketing por correo electrónico y los sitios web. Se trata de opciones populares que las empresas pueden utilizar en sus estrategias de comunicación para alcanzar objetivos como mejorar el conocimiento de la marca y destacarse de los competidores.

Tal y como revela un reciente estudio de Clutch, “el 83% de las empresas piensan que sus esfuerzos de marketing digital son efectivos y cumplen sus objetivos”. A diferencia de las formas tradicionales de marketing, las estrategias que se apoyan en los canales digitales permiten llegar más fácilmente a los clientes y ese es el secreto de su éxito, aunque, para triunfar y mantener lo conseguido, es importante utilizar una variedad de canales digitales.

 

¿Cómo seleccionar los canales digitales correctos?

Como comentábamos al principio de este post, existe más de un centenar de canales digitales, y el problema para muchas organizaciones es saber cuáles escoger.

Para establecer prioridades pueden seguirse estos pasos:

 

  1.       Revisar el rendimiento de los canales actualmente utilizados.
  2.       Analizar otros canales digitales, en términos de ajuste del mercado y rendimientos potenciales.
  3.       Seleccionar una nueva combinación de canales digitales sobre los que aplicar la estrategia de comunicación, teniendo en cuenta las prioridades de negocio.

 

Decidir qué canales usar para qué fines es un elemento crítico de la estrategia de marketing. Independientemente de si la empresa se dedica al B2B o al B2C, la correcta elección de canales digitales puede ayudar a maximizar la atracción y retención de clientes.

Por último, hay que recordar que los clientes no son los que deben cambiar de canal para comunicarse con la empresa, sino al revés. Conocer por dónde se mueven y cómo lo hacen es fundamental para evitar invertir tiempo y dinero tratando de encontrar clientes potenciales en un mercado que no existe.

La investigación del cliente o usuario y el mapeo de sus recorridos en internet es clave para identificar qué canales digitales de marketing seguir.

Y, una vez que se ha diseñado una estrategia de comunicación para los canales digitales hay que asegurarse de que se entregará una experiencia sin fisuras. Si hasta ahora habíamos enfocado el plan en una acción multicanal, es momento de dar el paso hacia la omnicanalidad, que requerirá la integración de un conjunto de servicios centrales (CRM, gestión de pedidos y ofertas de productos) y su habilitación para ser consumidos por todos los canales.