Tendencias & Innovación

3 técnicas de comunicación corporal en la empresa

tecnicas de comunicacion

No cabe la menor duda de que la buena comunicación es esencial para que la empresa pueda alcanzar sus objetivos. Dentro de ella, nos encontramos con distintas variantes. En este post nos centraremos en la comunicación no verbal, más concretamente en una serie de técnicas de comunicación corporal de gran utilidad para la empresa.

Antes de comenzar con ello, es necesario aclarar que la comunicación corporal no solo hace referencia a los gestos, sino también a las expresiones faciales, a la postura, a la proximidad y a una serie de variables que implican la transmisión de un mensaje por parte del cuerpo.

Teniendo esto claro, podemos pasar a ver las técnicas de comunicación corporal que hemos seleccionado.

 

Técnicas de comunicación corporal #1: la sonrisa Duchenne

Dentro de las técnicas de comunicación corporal, la sonrisa es una de las mayores aliadas con las que la empresa puede contar. Cuando una persona sonríe:

  1. Adquiere un estado de relajación a partir de la liberación natural de endorfinas por su cerebro, lo que implica alejamiento del estrés.
  2. Se siente más motivada para llevar a cabo su trabajo.

Debes saber también que la sonrisa es uno de los gestos faciales que más se contagia. Por lo tanto, si cultivamos en nuestra empresa una cultura de la sonrisa podremos ver muchos beneficios en lo relativo al clima laboral, el trabajo en equipo, la atención al cliente, etc.

Sin embargo, no todas las sonrisas tienen este efecto positivo. Solo la sonrisa sincera, llamada Duchenne, lo provoca. La sonrisa Duchenne se caracteriza por:

  1. Mostrar solo los dientes superiores, ocultando los inferiores.
  2. Ser simétrica, es decir, extenderse por igual a ambos lados de la cara.
  3. Crear patas de gallo a la altura de los ojos.
  4. Subir ligeramente los párpados inferiores, tapando parcialmente el iris.

Esta es la verdadera sonrisa, la que se contagia. Todas las demás pueden crear efectos contraproducentes. Por ejemplo, cuando una persona fuerza una sonrisa ante un cliente, este percibirá inconscientemente que es falsa (tal es el poder de nuestro cerebro aunque no esté entrenado para ello) y las emociones generadas pueden alcanzar la desconfianza.

 

Técnicas de comunicación corporal #2: expresividad

La siguiente de las técnicas de comunicación que vamos a ver puede aplicarse cuando un líder se comunica con su equipo de trabajo, cuando un agente comercial habla con un cliente, cuando un alto cargo presenta un proyecto a los inversores y en cualquier situación similar.

La expresividad es una cualidad que permite que el mensaje que una persona transmite sea mejor comprendido por su audiencia y, además, más aceptado. Para ganar en expresividad, podemos tener en cuenta los siguientes tips a la hora de pronunciar un discurso:

  1. Dejar que nuestras manos y brazos acompañen al discurso de manera natural, sin forzar ninguna técnica de lenguaje corporal aprendida a partir de un manual.
  2. Si nuestra audiencia está formada por más de una persona, mirar a todas y cada una de ellas de forma alterna.
  3. En el caso de que hablemos de pie, dirigir la punta de los pies y el pecho hacia nuestra audiencia.

 

Técnicas de comunicación corporal #3: reflejo de postura

En la técnica anterior hablábamos de qué hacer a la hora de pronunciar un discurso. Pero ¿qué debemos hacer cuando es la otra persona la que nos habla a nosotros?

En ese caso, adoptar la misma postura que ella crea una conexión a nivel subconsciente. Esta conexión provocará que nuestro interlocutor sienta que le estamos prestando atención y que estamos interesados en lo que dice. Sin duda, algo de gran ayuda para interacciones con clientes.

Además, existen un par de tips que podemos adoptar como acompañamiento al reflejo de postura:

  1. Mantener el contacto visual, parpadeando de vez en cuando.
  2. Asentir ligeramente con la cabeza, lo cual transmitirá que estamos de acuerdo con lo que la otra persona nos dice.
  3. Apoyar la barbilla en nuestros dedos índice y pulgar, en actitud reflexiva.

Sin embargo, la comunicación en la empresa implica mucho más de lo que hemos visto en este post. Si quieres aprenderlo todo sobre ello, te recomendamos nuestro Master en Dirección de Comunicación Corporativa.