Tendencias & Innovación

Valoración por ratios: principales inconvenientes

Hoy vamos a analizar en detalle la valoración de empresas por el método de ratios comparables, reflexionando sobre sus principales inconvenientes para que podamos mejorar su aplicación práctica.

La principal complejidad del método de ratios comparables es la correcta elección de las empresas con las que se compara. Es evidente que no hay dos empresas iguales, por lo que se suelen buscar compañías que tengan el mayor parecido posible con la que estamos valorando en términos de sector, tamaño, geografías, apalancamiento… pero nunca serán completamente comparables para que al aplicar el ratio la valoración sea exacta.

Además, se suele seleccionar un promedio de ratios con todas las seleccionadas, lo que obvia que algunas compañías comparables son más parecidas que otras a la empresa que estamos analizando. En ese sentido, sería recomendable sobreponderar los ratios de las compañías más parecidas

Otra dificultad es elegir los años de los índices: idealmente habría que elegir el último dato disponible, pero es posible que justo ese ejercicio anual sea poco representativo por lo que en ocasiones se elige un promedio de los últimos años, obteniéndose un dato menos actual. En ambos casos se pierde comparabilidad, por lo que se debe estudiar cuál es el más aplicable para la valoración.

En definitiva, cuando utilicemos este método de valoración es fundamental aplicar un espíritu crítico, entendiendo bien los ratios que estemos usando y ponderándolos conscientemente para que la valoración lo más adaptable a la empresa que estamos analizando.