Tendencias & Innovación

Ratio de garantía: qué es y la importancia de saberlo interpretar

ratio de garantia

Para trabajar en finanzas es fundamental conocer los indicadores básicos y es entre ellos donde nos encontramos con el ratio de garantía. Una información que es fundamental para la empresa, pero también para sus acreedores e incluso para posibles inversores.

 

¿Para qué necesitas conocer el ratio de garantía?

Este dato forma parte de los ratios financieros que a día de hoy son totalmente esenciales para hacer una gestión correcta de todo tipo de negocios, por eso es tan importante conocerlo.

En el caso del ratio de garantía nos indica lo cerca o lejos que está nuestro negocio de la quiebra y lo hace a través de dos magnitudes monetarias como son el activo real y el pasivo exigible.

 

  • Activo real: es el conjunto de activos de la empresa que son susceptibles de liquidación.
  • Pasivo exigible: son las deudas contraídas por la compañía para financiarse.

 

Para calcular el ratio de garantía lo que hacemos es dividir el activo real entre el pasivo exigible.

 

Interpretación de los datos

Lo habitual es que el resultado obtenido después de hacer la operación que acabamos de señalar esté entre 1.5 y 2.5. Si nuestro negocio está dentro de ese ratio podemos hablar de normalidad. Se entiende que hay una buena gestión a nivel económico y que la quiebra no es una amenaza.

Sin embargo, es posible que el resultado esté por debajo o incluso por encima de estas cifras, ¿qué ocurre entonces?

1. Ratio demasiado bajo

Cuanto más reducido sea el ratio de garantía más cerca está la empresa de la quiebra técnica.

Esta es una situación extremadamente grave, puesto que el indicador nos está avisando de que si la empresa se declara en concurso de acreedores y se liquidan sus activos ni siquiera habrá suficiente para pagar todas las deudas pendientes.

2. Ratio demasiado alto

Si el resultado obtenido está por encima de 2.5 no quiere decir que el negocio vaya bien y esté muy lejos de la quiebra. Este dato nos está advirtiendo de posibles problemas con las finanzas.

Indica que no estamos recurriendo a la financiación externa todo lo que deberíamos, lo que a su vez se traduce en otros problemas como posible insuficiencia a la hora de repartir dividendos o pérdida de oportunidades de negocio por falta de recursos económicos.

 

¿Cómo podemos sacarle partido a estos datos?

Para la empresa es fundamental conocer su ratio de garantía, pero también puede serlo de cara a operar en el mercado.

Si el ratio está en un punto de equilibrio buscar financiación externa será más sencillo. Esta cifra demuestra que la empresa es solvente y tiene activos suficientes para garantizar que devolverá el dinero prestado.

Pero además esta cifra también es importante de cara a los inversores, puesto que aporta una mayor seguridad a aquellas personas que están pensando en invertir.

Si estás en proceso de emprender y montar un negocio no deberías perder de vista este ratio financiero. No solo te ayudará en la búsqueda de inversiones y financiación, sino también a valorar la viabilidad de tu idea de negocio.

 

Otros datos que hay que conocer

Existen otros ratios financieros que es fundamental utilizar cuando se trata de conocer el estado de una empresa y realizar la gestión de la misma. Los más importantes son:

 

  • Ratio de endeudamiento.
  • Ratio de solvencia.
  • Ratio de liquidez.
  • Ratio de tesorería.
  • Ratio de apalancamiento financiero.

 

Estos datos, junto con los obtenidos del ratio de garantía, nos dan una idea clara del estado en el que se encuentra la empresa a nivel financiero. Podemos saber si es una empresa sólida y saludable o si por el contrario es conveniente hacer cambios para evitar problemas futuros.

 

¿Quieres saber más sobre la mejor forma de llevar a cabo la gestión financiera de una empresa? ¡Échale un vistazo a nuestro Máster en Dirección Financiera!