Tendencias & Innovación

Gestión de inversiones: las reinversiones

gestion inversiones

La gestión de inversiones busca aumentar el beneficio obtenido tras depositar capital en un activo. Todo el que realiza una inversión espera que el capital empleado en la inversión le ayude a ganar más dinero en forma de dividendos, ganancias de capital o intereses.

Una forma de conseguirlo es a través de la reinversión.

 

 

 

¿Cómo se hace una reinversión?

En la práctica, las reinversiones son una de las formas más sencillas y eficaces de proceder a la gestión de las inversiones. Así, por ejemplo, las devoluciones procedentes de inversiones en acciones pueden utilizarse para comprar acciones adicionales, mientras que las distribuciones de una sociedad o cualquier otro tipo de inversión mancomunada se pueden poner directamente en unidades comunes o acciones en un fondo.

Sin embargo, pese a que las reinversiones pueden parecer sencillas existen varios aspectos que hay que tener en cuenta para llevar a cabo una adecuada gestión de inversiones. Para adquirir una perspectiva más completa podemos analizar sus pros y sus contras.

 

¿Cuáles son las ventajas de una gestión de inversiones basada en la reinversión?

Existen bastantes razones para reinvertir, aunque cabe destacar las siguientes:

 

  1. Es una opción simple ya que, de hecho, una gran cantidad de activos diferentes reinvierten automáticamente los rendimientos, por lo que no hace falta ejecutar ninguna acción.
  2. Reinvertir ahorra tiempo, especialmente cuando se hace automáticamente.
  3. Las reinversiones están asociadas a un mayor ahorro porque muchas veces libera de los costes de transacción que sí hay que tener en cuenta para la gestión de inversiones nuevas.
  4. En ocasiones, es posible beneficiarse de descuentos, los que ofrecen algunos activos cuando se reinvierten sus rendimientos.
  5. Puede ser el origen de beneficios fiscales, que dependerán de la inversión particular e incluso del mercado específico.

 

Los inconvenientes de reinvertir

No todo lo que rodea a las reinversiones es positivo y, de hecho, existen algunos detalles que pueden llevar al inversor a plantearse otras alternativas para la gestión de inversiones. Los inconvenientes de la reinversión tienen que ver con:

 

  1. La reinversión sistemática en un activo aumenta la cantidad de capital en ese activo individual, incrementando la pérdida potencial a que se enfrenta el inversor.
  2. Así como la reinversión puede ofrecer beneficios fiscales, también es posible que existan aspectos de la ley tributaria que actúen en contra, algo que dependerá de la situación específica.
  3. La reinversión, por definición, implica que las devoluciones no se reciben como pagos en efectivo, algo que podría repercutir negativamente en los objetivos de algunos inversores.
  4. Los descuentos asociados con la reinversión la hacen parecer una opción de gestión de inversiones bastante atractiva, lo que no significa que el precio de las nuevas acciones sea bajo ni asequible. Es más, cuando se está reinvirtiendo en un activo que ha demostrado ser muy exitoso, existe una gran probabilidad de que el precio de las acciones haya aumentado en comparación con el que se pagó la primera vez.

 

Quienes están valorando esta forma de gestión de inversiones deben reflexionar acerca de si se trata del enfoque correcto y si es la mejor opción. Quizás lo sea para algunos activos y no para otros. En cualquier caso, es importante ser consciente de que los beneficios de reinvertir no se revelan de la noche a la mañana por lo que, este planteamiento a largo plazo también permite un margen de maniobra que hará posible cambiar de opinión, adoptar un enfoque diferente y aprovechar sus beneficios.

 

¿Conoces el Máster en Asesoramiento Financiero y Gestión Patrimonial de OBS Business School?