Tendencias & Innovación

Coaching emocional: cinco beneficios más allá de la motivación

coaching emocional

Si piensas por un momento en el coaching emocional, lo más probable es que una de las primeras palabras que te vengan a la mente sea la motivación. Sin embargo, no es la única que caracteriza a esta herramienta de aprendizaje y autoconocimiento que en los últimos años se ha extendido a varios sectores, entre ellos el empresarial.

¿Qué otros beneficios obtenemos con este tipo de coaching? ¿Qué ventajas crees que puedes obtener en el plano emocional de cara a tus responsabilidades profesionales? ¡Te lo contamos todo en el siguiente post!

 

Coaching emocional: beneficios integrales y estructurales

El coaching emocional aumenta tu motivación, eso está claro, pero también provoca otro tipo de cambios en lo que se refiere a tu concepción del mundo y, en este caso, a la manera cóomo debes afrontar la labor directiva y empresarial.

De hecho, muchos especialistas y coach profesionales lo consideran como una práctica estructural, integral y transversal a la que puede apuntarse cualquier persona que se haya trazado el reto de superarse. Repasa otros de sus beneficios más significativos:

1. Empoderamiento:

La persona que recurra al coaching emocional notará, en primer lugar, cómo retoma las riendas de su vida y se convierte en líder de su propio destino, o en este caso de su trayectoria profesional y empresarial.

2. Reducción del estrés y la tensión:

A veces los cambios no se producen porque existe mucha tensión, estrés y otros obstáculos que impiden una transformación integral en las personas. Se trata de barreras que el coaching se encarga de derribar para que fluyan los cambios, centrándose para ello en aspectos como la disciplina, la constancia, la puesta en marcha de una buena estrategia, entre otros. Recuerda que la fluidez depende en gran medida del manejo de nuestras emociones.

3. Aumento de la flexibilidad:

El espíritu de cambio que caracteriza al coaching emocional impulsa un sentido de la responsabilidad que, más pronto que tarde, se traduce en un aumento de la flexibilidad y de la capacidad de adaptación hacia algunas circunstancias, tanto si son completamente nuevas como si no lo son.

4. Ayuda a la definición de objetivos:

Más que carecer de habilidades y talentos, muchos profesionales fallan en la manera cóomo enfocan sus objetivos. El coaching es la mejor herramienta para replantearlos: el manejo de emociones favorece la planificación, la perspectiva focalizada en prioridades y las necesidades reales de cada persona. Es decir, se obtiene una visión amplia y a largo plazo de la que antes  se carecía.

5. Mayor creatividad:

Las personas que logran un equilibrio emocional son más productivas, eficaces, activas y creativas. La premisa en este sentido es clara: la creatividad también genera un cambio, pues su naturaleza es la de transformar la realidad en otra.

 

¿Qué tal te han parecido los otros beneficios del coaching emocional que te hemos descrito? ¡Anímate a vivirlos en primera persona!